Vainilla, los sueños se realizan

Vainilla es mi primer largometraje como guionista. El proceso de escritura me ha llevado aproximadamente dos años. Actualmente el largometraje se encuentra en post-producción, mientras, me ocupo de la realización de la biblia para su adaptación a serie. En la foto de arriba estoy con Gabriela Diaz Galán y Yerimen Wolf, las directoras de fotografía.

Estoy completamente enamorada del guion y amo trabajar la historia una y otra y otra vez.

Alma, es una mujer de treinta años que a pesar de convivir, de varias frustraciones amorosas, de que diferentes hombres la dejen y de muchas parejas ocasionales, aun espera alcanzar un orgasmo y encontrar su placer, para lograrlo deberá dejar de lado el sexo Vainilla.

Gerard Marcó de Más y yo (Valeria Rowinski) los directores de “Vainilla” durante el rodaje. Wanda Barrientos PH para Sewati Audiovisual.

Sexo vainilla, es el nombre que, dentro de la subcultura BDSM, reciben generalmente las conductas sexuales que no incluyen elementos de BDSMparafilias, o fetichismos. El término se usa también en forma peyorativa, y en ese sentido indica sexo “aburrido”, el nombre “Vainilla” hace alusión al gusto más aburrido de los helados.

“Vainilla” surge de una gran revelación que tuve a partir de diversas experiencias personales, en las cuales me basé durante el proceso de escritura.

En un momento de mi vida, alrededor de los treinta años, me di cuenta que sabía muy poco de mi cuerpo.

Como ex bailarina clásica, sabía todo de su biomecánica y como actriz conocía muy bien cómo preparar mis emociones para la escena.

Pero en el plano sexual, era una magnifica actriz.

Me di cuenta que, hasta ese momento, siempre me había preocupado por satisfacer, pero nunca de mi propia satisfacción, a tal punto que cuando mis compañeros sexuales me preguntaban que quería o que me gustaba, no sabía que responder.

Yo (Valeria Rowinski, Directora y Actriz) y Gala (Actriz) durante el rodaje de “Vainilla”. Wanda Barrientos PH para Sewati Audiovisual.

De esta forma me fui dando cuenta que esta actitud, había afectado desde mi forma de relacionarme con las personas hasta mis prioridades. En aquel momento descubrí que hasta la fecha solo había buscado complacer, ser bonita, exitosa y formar un hogar a cualquier precio, a pesar de que mis sueños siempre fueron por otro lado.

En otras palabras, en ese momento tomé conciencia tanto del rol que me había sido asignado por el sistema heteropatriarcal como de la sumisión con la que yo me había dejado convencer por este sistema de que las necesidades que tenía eran mías.

De esta revelación, surgió el deseo de compartir mi experiencia con otras mujeres, ya que me daba cuenta de que eran muchas las que se reconocían en mi testimonio.

Yo (Valeria Rowinski, Directora y Actriz) María Betular (Arte y Vestuario) y Gerard Marcó de Más (Director) durante el rodaje de “Vainilla”. Wanda Barrientos PH para Sewati Audiovisual.

Aunque nunca fue mi finalidad hacer una película feminista, tengo claro que lo personal es político y que el goce también lo es.

Fue muy importante para mí la lectura feminista para poder crear el universo de “Vainilla”. Ya que la protagonista es una mujer que va descubriendo poco a poco el lugar donde el mundo la había puesto, y sin darse cuenta, la había convencido de que aquello era lo que ella quería.

Y este mundo es un mundo heteropatriarcal, que entre muchas otras cosas, enseña a las mujeres a que deben ser lindas, delgadas, buenas, agradables, complacientes, eficientes, que deben ser queridas y que para esto necesitan satisfacer necesidades ajenas y así vendrían a ser felices.

Ya que para la sociedad, esto es lo normal.

Las piernas que se ven son de Manuel Saldanio (área de Sonido) Yo (Valeria Rowinski, Directora y Actriz) Victoria Trillo Suarí (Actriz) y Paz Imán (Actriz). Wanda Barrientos PH para Sewati Audiovisual.

Como también lo es, en palabras de Irantzu Varela:

El ser hétero, tener pareja, ser monógama, tener hijos, tener sexo por amor, la penetración vaginal, que las niñas tengan vulva y los niños pene, que nosotras cuidemos más, ser de una opción sexual o de otra, ser de un sexo o de otro, que tu sexo y tu género sean el mismo, entre muchas otras cosas que la sociedad heteropatriarcal impone como “lo normal”

A lo largo de la película, Alma se va a dar cuenta de que lo normal es un invento.

Vainilla es un proyecto donde han participado excelentes profesionales y cada área ha sido encabezada mujeres, manteniendo una comunicación fluida y solidaria con las demás áreas, de modo que muchas mujeres han colaborado con su arte para que otras puedan, frente a la pantalla grande, empatizar con la protagonista y sentir en su propio cuerpo lo que a Alma le sucede.

Victoria Trillo Suarí, Paz Imán y yo (Valeria Rowinski) actrices principales de “Vainilla” al finalizar el rodaje.

Para esto también hemos contado con un casting de profesionales de la actuación a quienes dimos la mayor libertad y cuidados para garantizar su calidad interpretativa.

Como recurso técnico desde la dirección elegimos el plano secuencia para la mayoría de las escenas donde la cámara es un invitado más a la casa de Alma.

De esta forma el público podrá reconocerse en cada personaje, sumergirse en los diferentes climas emocionales y verse envuelto, involucrado e interpelado en cada atmósfera de Vainilla.

Estoy profundamente agradecida con Sewati Audiovisual que ha apostado y confiado en mí, gracias a Maximiliano Zurraco y Wanda Barrientos. Gracias Gerard Marco de Más, quien me acompaño, guió y compartió mi proceso. Y muchas gracias a todes les integrantes del equipo técnico y artístico.

Muy pronto, más novedades de mi amada “Vainilla”

Maximiliano Zurraco (Productor) Yo (Valeria Rowinski, Directora y Actriz) y Gerard Marcó de Más (Director)
Seguime y compartime
error

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *